Cosas que ver y hacer en Roma

Cosas que ver y hacer en Roma, la ciudad eterna

Dicen que todos los caminos llevan a Roma y no nos extraña. La cantidad y -sobre todo- calidad de cosas que ver y hacer en Roma es sencillamente abrumadora. No en vano, suele aparecer en el ránking de los destinos más visitados del mundo, con cifras que superan los diez millones de turistas anuales. ¿Quién no ha soñado alguna vez con ser Audrey Hepburn o Gregory Peck en Roman Holiday (Vacaciones en Roma)?

A continuación vamos a hacer un resumen de los motivos por los que es imposible no enamorarse de la capital de Italia. ¿Qué lugares visitar en Roma? ¿Cuáles son los principales monumentos romanos? Despediremos esta guía con todo lo que tienes que saber acerca del seguro de viaje a Roma.

El Coliseo: donde el Imperio Romano sigue en pie

Cualquier top de lugares imprescindibles en Roma debe comenzar casi obligatoriamente por el Coliseo, el vestigio de mayor importancia del glorioso Imperio Romano que tuvo el mundo en sus manos. Algo que muchas personas desconocen es que en realidad el nombre original del Coliseo Romano es Anfiteatro Flavio

Construido entre los años 72 y 80 Después de Cristo, los graderíos del Coliseo de Roma han sido testigos de encarnizadas batallas de gladiadores, donde incontables guerreros y bestias han perdido la vida para entretener a las masas. Además ha sido escenario cultural, puesto que también acogía representaciones mitológicas.

Según Tripadvisor, una de las webs de viajes más populares de Internet, el Coliseo Romano es el monumento más visitado del mundo en los últimos años, en dura competencia con la Gran Muralla china. Y es que su grandeza sigue causando admiración y fascinación a partes iguales. Sólo por el Coliseo ya merece la pena el viaje a Italia.

Cómo entrar en el Coliseo Romano

Con la demanda tan alta de turistas para visitar el Coliseo Romano, resulta obvio reservar tu entrada con tiempo. En el siguiente enlace puedes comprar entradas online para el Coliseo. Si lo haces, podrás evitar colas para adquirir tu ticket.

Cosas a tener en cuenta antes de entrar en el Coliseo Romano:

  • Los horarios cambian según las épocas del año. Infórmate en el enlace que hemos indicado previamente para comprar tickets.
  • Los jóvenes europeos de entre 18 y 25 años tienen un descuento.
  • Los niños y las personas mayores pueden adquirir su entrada por un precio aún más reducido.
  • El ticket, que es válido para dos días consecutivos, da derecho a visitar no sólo el Coliseo, sino también el Foro Romano y el Museo Palatino.

Coliseo de Roma

El Foro Romano: el Corazón de la ciudad

La Historia de Roma es apasionante (incluso hay quienes le encuentran similitudes con Star Wars) y se estudia muchas veces a partir de sus monumentos. De manera similar a lo que ocurre con el Coliseo, la Antigua Roma no se entiende sin el Foro Romano. Incluso su construcción es anterior: data del 44 Antes de Cristo, y fue ordenada por el mismísimo Julio César

Básicamente, el Foro Romano era el espacio social por excelencia, no sólo de la capital del imperio, sino de todas las llamadas “ciudades romanas”. Aquí se tejían las relaciones sociales, pero también comerciales, religiosas y políticas. Incluso podemos hablar en plural y mencionar los foros imperiales, puesto que la zona fue sucesivamente ampliada con el paso de los años.

Como hemos mencionado previamente, la entrada al Foro Romano está incluida al comprar el ticket para el Coliseo. Lo más recomendable para disfrutar de ambos enclaves es dedicar un día a cada uno de ellos. Apunta cuáles son las partes fundamentales del Foro Romano: la emblemática Plaza del Foro, la Vía Sacra (escenario de históricos desfiles), el Templo de Cástor y Pólux, la imponente Basílica de Majencio, la Casa de las Vestales, y el Arco de Septimio Severo.

Foro Romano de Roma

Fontana de Trevi: una moneda para volver a Roma

De entre todas las fuentes del mundo, la Fontana de Trevi es sin lugar a dudas una de las más famosas. No importa la hora del día (o la noche) a la que la visites: lo normal es encontrarse esta belleza arquitectónica abarrotada de turistas deseosos de quedar inmortalizados frente a ella. Tal y como lo hizo para la Historia del Cine Federico Fellini con La Dolce Vita y la famosa escena de Anita Ekberg. ¿Cómo olvidarla?

Aunque se trata de una obra colectiva, la construcción de la Fontana de Trevi estuvo coordinada por el arquitecto Nicola Salvi. Constituye una muestra extraordinaria del barroco italiano, llena de detalles y envuelta en una magia invisible. Dice la leyenda que si lanzas una moneda de espaldas a la fuente con tu mano derecha, regresarás a Roma.

Fontana de Trevi

El Vaticano: mucho más que la sede de la Iglesia Católica

La ciudad del Vaticano es lugar de peregrinaje obligado para cualquier devoto del Cristianismo Católico. Ojo: si deseas asistir a una homilía del Papa debes enviar una solicitud previamente. Pero, más allá de eso, el hogar del Santo Padre alberga una serie de maravillas monumentales que trascienden la religión del viajero.

Aunque El Vaticano se encuentra dentro de Roma, se trata de una ciudad-Estado independiente desde 1929. Concretamente, es el Estado soberano más pequeño de cuantos existen. 

¿Cuánto cuesta visitar El Vaticano? Se preguntan todos los visitantes primerizos. Lo cierto es que unos lugares son gratuitos (como visitar la Basílica y la Plaza de San Pedro), mientras que para acceder a otros es necesario comprar una entrada. Por ejemplo, los Museos Vaticanos, la Capilla Sixtina y la Cúpula de San Pedro.

Si decides contratar una visita guiada, de aproximadamente cuatro horas, el precio por adulto ronda los cincuenta euros.

Plaza de San Pedro en El Vaticano

De entre todas las plazas del mundo, probablemente ninguna tenga a sus espaldas la importancia histórica de la Plaza de San Pedro, al menos en lo que al Cristianismo Católico se refiere. Desde aquí cientos de miles de personas escuchan las palabras que el Papa dirige al mundo.

La Plaza de San Pedro, a la que también se le conoce popularmente como la Plaza del Vaticano, tiene una forma elíptica y fue culminada en el siglo XVII. Destaca por encima de todo la Columnata de Bernini, un conjunto de columnas de flanquean el núcleo de la plaza, donde se sitúan las dos fuentes y un gigantesco obelisco que fue transportado a Roma desde Egipto.

Plaza de San Pedro del Vaticano

Basílica de San Pedro

De la Plaza de San Pedro pasamos lógicamente a la Basílica de San Pedro. Como hemos mencionado anteriormente, tanto una como otra pueden visitarse gratuitamente. Hablamos de la iglesia más importante del mundo católico. No en vano, es aquí donde el Santo Padre suele oficiar sus misas y donde se dice que está enterrado San Pedro, considerado el primer Papa y a quien la basílica debe su nombre.

En las estampas del skyline de Roma siempre aparece la cúpula de la Basílica de San Pedro, y no es de extrañar. Tiene una altura que impresiona a cualquiera: más de 44 metros, en consonancia con los cerca de 200 metros que van desde una punta a otra del templo. Su interior alberga imponentes reliquias, entre las que cabe resaltar dos estatuas, obviamente: la de San Pedro (cuyo pie derecho suelen besar sus visitantes) y la incomparable Piedad de Miguel Ángel.

Basilica de San Pedro Vaticano

Capilla Sixtina y Museos Vaticanos

Sería poco menos que un crimen visitar Roma y no ver la Capilla Sixtina en El Vaticano, donde los cardenales se dan cita para elegir al nuevo Papa. Eso sí: ten en cuenta que para admirar esta obra de arte (junto a los también reseñables Museos Vaticanos) deberás desembolsar unos 15 euros. Los quince euros mejor invertidos de tu vida, quizá.

Y es que la Capilla Sixtina es probablemente una de las grandes cimas del ser humano en cuanto a la Pintura se refiere. No sólo se lo debemos al siempre admirado Miguel Ángel, autor de la parte más célebre (El juicio final) sino también a la aportación de otros extraordinarios artistas de la talla de Botticelli, Pinturicchio, Signorelli, Perugino y Rosselli.

Capilla Sixtina

Plaza Navona: el barroquismo al servicio de la inspiración 

Volvemos a mencionar a Bernini para trasladarnos a otra de sus grandes aportaciones a la ciudad de Roma: la preciosa Fuente de los cuatro ríos que preside la Plaza Navona

Pero ésta y las otras dos fuentes (la de Neptuno y la del Moro) no son los únicos atractivos de este enclave, donde el barroquismo romano alcanza uno de sus máximos exponentes. Tómate tu tiempo también observando los restos arqueológicos del Estadio de Dominicano (propio del siglo I) y admirando la Basílica de Santa Agnese in Agone.

La Plaza Navona (o Piazza Navona) se caracteriza por estar muy transitada y por los numerosos artistas callejeros que te encuentras a cada paso. Si visitas la capital italiana en Navidad la Plaza Navona redobla su interés gracias a los puestos que componen el Mercado de la Befana.

Plaza Navona Roma

Plaza de España: emulando a Gregory Peck y Audrey Hepburn

Por mucho que tengamos en la retina a Audrey Hepburn y Gregory Peck (en la película Vacaciones en Roma, de William Wyler) bajando por su escalinata, una cosa es ver la Plaza de España en la pantalla y otra disfrutarla en directo. Ahora serás tú quien protagonice la escena y mientras degusta un helado.

Lo más probable es que debas compartir el momento con muchos otros visitantes, puesto que la Piazza Spagna (originaria del siglo XVIII) siempre está muy concurrida.  Ello no tiene que ser óbice para impedirte disfrutar de esta hermosísima estampa desde la famosa escalinata o junto a la Fontana della Barcaccia. Imprescindible en tu lista de cosas que ver y hacer en Roma.

Plaza de Espana en Roma

Panteón de Agripa: el espíritu de Adriano resiste el paso del tiempo

A diferencia de otros vestigios que se conservan del antiguo Imperio Romano, el Panteón de Agripa goza de una salud envidiable. Y eso que este emblemático templo convertido en iglesia fue terminado en tiempos del emperador Adriano, en el siglo II. Lo curioso es que se levantó sobre un primer Panteón que se quemó en el año 80 Después de Cristo.

La grandiosidad del Panteón de Roma fue motivo de halago por parte del mismísimo Miguel Ángel, quien -según cuenta la leyenda- quiso que la cúpula de San Pedro fuera algo menor “para no faltarle el respeto” al Panteón.

Panteon de Agripa

Las Catacumbas de Roma: el sueño eterno de los antiguos romanos

Junto con las de París y las de Alejandría, las Catacumbas de Roma son sin lugar a dudas las más famosas del mundo. Su función era la de acoger las tumbas de los fallecidos en los primeros siglos de la época Después de Cristo. Se calcula que hay 750.000 tumbas en estas galerías subterráneas, repartidas a lo largo de 150 kilómetros en unas 60 catacumbas distintas.

La pregunta clave es claramente ¿cómo llegar a las Catacumbas de Roma? Las más relevantes son las Catacumbas de San Sebastián, las de San Calixto, las de Priscila y las de Domitila. Todas tienen un precio por entrada en torno a los ocho euros, cierran un día a la semana (distinto según el caso) y está abiertas desde por la mañana hasta primera hora hasta las 17:00 aproximadamente. La posibilidad de hacer un tour por las Catacumbas de Roma es muy recomendable.

Catacumbas en Roma

Plaza de la República: las yánades y el escándalo sus desnudos

Donde una vez se encontraba la Plaza Exedra, en el inicio de la Via Nazionale, se sitúa la Plaza de la República, con su forma de semicírculo y junto a la Basílica Santa María de los Ángeles y la Estación de Roma Termini. El hecho de ser punto habitual de reivindicaciones sociales y políticas se explica a partir de su origen: la reunificación de Italia en 1871, aunque la construcción de la plaza culminó en 1901.

El principal reclamo de la Plaza de la República probablemente sea la Fuente de las Yánades (ninfas de la mitología griega). Ésta cambió su aspecto tras el encargo a finales del siglo XIX al artista Mario Rutelli, quien sustituyó los cuatro leones originales por las náyades desnudas, ante el sonrojo de la sociedad conservadora. A pesar de todo, las ninfas se quedaron. 

Tras una nueva modificación fallida con motivo de la Expo de 1911, finalmente recibió su apariencia definitiva con la incorporación del dios Glauco, hijo de Poseidón, quien lucha (o se abraza, según las interpretaciones) con un pez.

Plaza de la Republica en Roma

Trastevere: un barrio con auténtico espíritu romano

El río Tíber nos marca nuestra siguiente parada obligatoria entre las cosas que ver en Roma: el barrio del Trastevere. Aunque goza de una gran popularidad, podremos disfrutar de las características callejuelas del Trastevere sin las aglomeraciones de otros lugares más típicamente turísticos.

Te recomendamos, además, admirar el Templete de Bramante, construcción renacentista del siglo XVI; visitar el hermoso jardín botánico; pararte frente al Arco de San Calisto y llegar a la plaza de Santa María. Tomar una pizza y un gelato en el Trastevere, obligatorio.

Antes de marcharte del barrio del Trastevere (o quizá, nada más llegar), se antoja  imprescindible subir a la colina del Gianicolo (puedes hacerlo en autobús) y contemplar el imponente paisaje romano desde su mirador.

Trastevere en Roma

Museos y Galerías en Roma: arte mayor por los cuatro costados

En una ciudad tan empapada de Historia y Arte como es la capital de Italia, abundan lógicamente los museos y galerías. Pero si tenemos que elegir un Top de Museos y Galerías en Roma, nos quedamos con el Palazzo Massimo, la Galería Borghese y los Museos Capitolinos.

Galería Borghese

La belleza de la Galería Borghese te embauca incluso antes de traspasar su puerta, puesto que los jardines donde encuentra son realmente dignos de admirar. Aunque también encontrarás muestras de gran valor en lo que se refiere a la Escultura, el punto álgido de la Galería Borghese es su envidiable pinacoteca.

Algunos de los más grandes artistas italianos están aquí representados. Desde Caravaggio a Tiziano, pasando por Correggio, Sanzio o Barocci. Pero también están presentes otros genios más allá de Italia, como Rubens o el español José de Ribera.

Museos Capitolinos

La plaza del Campidoglio, de cuyo rediseño se encargó el mismísimo Miguel Ángel, es la residencia del museo público más antiguo del mundo (siglo XV). Aunque en realidad debemos hablar los Museos Capitolinos, compuestos primeramente por el Palacio de los Conservadores y más tarde ampliado gracias al Palacio Nuevo.

Desde que lo hiciera Sixto IV, diversos Papas han ido multiplicando la colección de los Museos Capitolinos, primero con esculturas antiguas y más tarde con una ingente cantidad de obras pictóricas. La cerámica arcaica y la colección de monedas y joyas completan un patrimonio apabullante.

Museos Capitolinos en Roma

Palazzo Massimo: la joya del Museo Nazionale Romano

Si además de la Pintura y la Escultura nos apasiona la Arqueología, tampoco podemos perdernos el Museo Nazionale Romano, especialmente uno de sus cinco puntos: el Palazzo Massimo alle Terme. Las otras cuatro sedes son las Termas de Diocleciano, el Aula Ottagona, el Palazzo Altemps y la Crypta Balbi. La entrada al Palazzo Massimo te permite la visita del resto de sedes por un precio extra muy reducido. 

El Palazzo Massimo aglutina una formidable colección de esculturas, retratos, frescos y mosaicos romanos. También hay un espacio propio para la orfebrería clásica de la ciudad.  

Iglesias y basílicas en Roma

Roma, como eje del Cristianismo Católico en el mundo, es ciertamente pródiga en cuanto a Iglesias y basílicas. Además de la Basílica de San Pedro, a la que hemos dedicado un apartado anteriormente dentro de la ciudad del Vaticano, existe un abrumador número de templos religiosos. 

Como desglosarlas todas sería excesivo, mencionaremos las que probablemente son Iglesias y basílicas en Roma de mayor reconocimiento. Empezando por las cuatro basílicas mayores:

  • Basílica de San Juan de Letrán (catedral de la diócesis de Roma)
  • Basílica de San Pablo Extramuros
  • Basílica de San Pedro
  • Basílica de Santa María la Mayor
  • Basílica de Santa María en Trastevere
  • Basílica de Santa María de los Ángeles
  • Basílica de San Pietro in Vincol
  • Iglesia de San Ignacio de Loyola
  • Iglesia Santa Maria della Vittoria
  • Iglesia del Gesù

Roma que ver

Datos Geográficos sobre Roma

Antes de hablarte del seguro de viaje a Roma, no podemos terminar este artículo sin mencionar algunos datos geográficos que seguro te serán de utilidad. Por ejemplo: ¿cuál es su población? Pues está cerca de alcanzar los 2,9 millones habitantes, repartidos en casi 1.300 metros cuadrados de superficie. De este modo, la densidad de población se sitúa por encima de los dos mil habitantes por kilómetro cuadrado.

El clima en Roma es típicamente mediterráneo. ¿Qué quiere decir eso? Pues temperaturas suaves durante gran parte del año. Eso sí: los veranos suelen ser calurosos, y los inviernos, fríos (sin llegar a ser gélidos) y con bastantes lluvias.

Requisitos para Viajar a Roma

Al estar dentro de la Unión Europea, los requisitos para viajar a Roma para los ciudadanos de países comunitarios -como es el caso de España- se limitan al documento nacional de identidad en vigor. El pasaporte lógicamente también sería válido, pero no es indispensable.

Para países extracomunitarios, la Visa de Turismo permite no sólo viajar a Roma, sino permanecer en Italia durante 90 días. Sin embargo, no funciona igual para todas las nacionalidades: en algunos casos basta con cumplir los requisitos; en otros, es necesario solicitar la Visa de Turismo en el consulado italiano. [Nacionalidades que necesitan una visa para entrar en Italia].

Entre los requisitos para viajar a Roma para quienes no necesitan visa de Turismo, además del pasaporte (o simplemente el DNI, según el caso), están los siguientes: billete de ida y vuelta, fondos con los que mantenerse; lugar de hospedaje; y, lógicamente, un seguro de viaje a Roma. 

Seguro de Viaje a Roma

Contratar un seguro de viaje a Roma no sólo es práctico, sino que además resulta indispensable como hemos visto anteriormente. Muchos viajeros optan por una de las pólizas que ofrecemos en Travelfine para hacer asegurarse una absoluta tranquilidad durante su estancia en la capital italiana. 

Las posibilidades para contratar un seguro de viaje a Roma van desde el Seguro de Viaje Temporal Plus al Seguro Anual Multiviaje, pasando por el Anual (o Anual Multiviaje), el de Negocios, el de Estudiantes y también el Seguro de Repatriación.

Seguro de Viaje a Roma