Consejos para Viajar a Belgica

5 consejos para viajar a Bélgica

Si nunca te habías planteado visitar este país europeo, aquí te vamos a dar los 5 consejos para viajar a Bélgica que te animarán a planear una escapada para tus próximas vacaciones. A pesar de que el tamaño de Bélgica no es excesivamente grande, ocupando casi la mitad de la extensión de Andalucía, sí que es impresionante en cuanto a Arte, ya que atesora más de 200 museos, 300 edificios Art Nouveau y 35 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad. Solo con esto, ya merece la pena hacerle una visita a Bélgica, pero teniendo en cuenta los iconos culinarios como el chocolate o la cerveza, este viaje se convierte en un destino obligatorio para los interesados en el turismo cultural y gastronómico.

Se trata de es un país fronterizo con Alemania, Francia, Luxemburgo y Países Bajos, hecho que ha influido en las lenguas que en la actualidad se hablan en el territorio. Bélgica tiene tres idiomas oficiales, que son el francés, el neerlandés o flamenco, y el alemán.

Desde España existen varias posibilidades de transporte a Bélgica. Hay vuelos que parten desde 20 ciudades españolas directos hasta el aeropuerto de Bruselas, ya sean grandes urbes como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla, o ciudades más pequeñas como Almería y Santander. Aun así, muchos aventureros eligen viajar a Bélgica en coche para probar la experiencia. Tampoco es una idea muy descabellada hacer una ruta en coche desde la península ibérica hasta el centro de Bruselas, y no emplearás más de 20 horas en hacerlo.

Pasemos a enumerarte nuestros 5 consejos para viajar a Bélgica, y que conozcas el encanto del denominado “país de las hadas”:

Lleva siempre ropa de abrigo

Bélgica posee un clima marítimo templado, lo que hace que las temperaturas medias anuales oscilen entre los 5 grados bajo cero en época invernal, y difícilmente superen los 20 grados en época estival. Así que si eres de los que odias el calor, este viaje puede ser una de tus mejores opciones por el clima que hace en Bélgica. Eso sí, será muy difícil que consigas escapar de las precipitaciones, ya que suele llover durante todo el año. Por lo que, si te preguntas qué ropa llevar para Bruselas, nunca estará de más incluir en tu maleta un chubasquero.

La región de las Ardenas es quizás la que sufre cambios más bruscos de temperaturas, siendo los inviernos de lo más fríos y los veranos de los más cálidos de la zona. Aun así, posee unos paisajes verdes llenos de bosques que suponen un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza. Todo viajero que buscaba tranquilidad y respirar aire limpio en su escapada, después de visitar este lugar han descubierto que valía la pena contemplarlo en su ruta. Teniendo en cuenta cómo abrigarse en Bélgica, solo podrás limitarte a disfrutar de las vistas y la gastronomía.

Llevar ropa de abrigo en Belgica

Utiliza el Rail Pass de Bélgica

Bélgica cuenta con una de las redes de trenes más densas de Europa, de hecho, una media de 1.200 trenes diarios circulan por el túnel ferroviario que atraviesa Bruselas de norte a sur, compuesto por 6 carriles. Las principales ciudades belgas están unidas por la vía ferroviaria, incluido el aeropuerto, por lo que te recomendamos utilizar los trenes de Bélgica en tu viaje.

Además de ser rápido y efectivo, este tipo de transporte público también es barato si conoces la totalidad de las tarifas, ya que hay horas del día donde el precio sube mucho y otras donde baja. Dispones de estos pases para comprar:

  • Go Pass 10 – Para menores de 26 años, válido para 10 viajes. Sale en 52€ y tienes que escribir el lugar de origen y de destino, unido a la fecha, de todos los trayectos que hagas.
  • Weekend Pass – Desde el viernes por la tarde hasta el domingo por la noche para llegar a cualquier ciudad belga con un 50% de descuento. Esto quiere decir que pagas el precio de la ida, por los billetes de ida y el de vuelta.
  • Standard Ticket – Es el billete normal si vas a moverte poco por el país, en momentos puntuales. Esta modalidad te permite elegir solo el billete de ida, o el de ida y vuelta juntos.

Deberás comparar el precio de las tarjetas multiviajes con los precios individuales de los viajes que tienes pensado realizar, quizás te salga mejor comprarlos de manera individual para conseguir viajar a Bélgica barato.

Ten tu itinerario trazado

Si te organizas bien, puedes ver las ciudades más emblemáticas que conforman Bélgica en apenas una semana. Muchos viajeros aconsejan ver 2 en el mismo día, cosa que es más fácil conseguir alquilando un coche en vez de usando el transporte público.

  1. Si partes desde Bruselas, Amberes se encuentra a unos 30 minutos aproximadamente, y tiene un centro histórico fascinante, una catedral imponente y la Casa Museo Rubens donde alucinarás con los estilos barroco y flamenco.
  2. A una hora de Amberes se encuentra Gante, que cuenta con un casco histórico pequeño donde reúne casi todos sus atractivos turísticos. En este casco histórico encontrarás la Catedral de San Bavón donde podrás admirar el Cordero Místico, y también son muy visitados los muelles Graslei y Korenlei.
  3. A 50 minutos de Gante, se localiza Brujas, un lugar cargado de romanticismo, que es conocido como “la Venecia del norte”. En el año 2000 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y es que su red de canales hacen al lugar emblemático. No os recomendamos pasar más de medio día en ella, porque es pequeña y hay mucha aglomeración de turistas.
  4. A una hora de Brujas, encontramos Tournai, una de las ciudades más antiguas de Bélgica en la que predomina el folclore y las tradiciones están profundamente arraigadas en todos sus habitantes. Su catedral de arquitectura medieval, el campanario más antiguo del norte de Europa o el Puente de Trous son algunas de las cosas que no pueden faltar en tu lista de cosas que ver. A 40 minutos se ubica Mons, con su casco antiguo perfectamente conservado a pesar de todas las batallas que ha sido testigo, y a otros 40 minutos, Charleroi, la capital del cómic.
  5. A 40 minutos de Charleroi se ubica Hallerbos, que almacena al conocido como “bosque azul de Bélgica”. La entrada es gratuita para que puedas admirar el efecto del mar de campanillas florecidas sobre la naturaleza que las rodea. Este espectáculo tiene lugar en plena primavera, aunque te recomendamos que hagas este viaje entre abril y noviembre para contemplar todo ello con la menor interrupción de la lluvia posible. Se trata de la ciudad más verde de Europa, en la que puedes disfrutar de la vegetación desde las grandes avenidas y plazas céntricas, hasta los parques y jardines populares que contiene.
  6. Finalmente, a tres cuartos de hora de Hallerbos está Bruselas, la capital belga y de la Unión Europea, que tiene multitud de atracciones turísticas que visitar. En marzo de 2016 hubo un atentado en su aeropuerto que hizo que muchos turistas replantearan sus vacaciones, considerando que era peligroso viajar a Bruselas. Desde ese momento no ha ocurrido ningún suceso de este tipo, y es seguro viajar a Bélgica ahora, como a cualquier otra ciudad europea. No puedes perderte su Grand Place, que es el centro neurálgico de la ciudad; la catedral, que es el mayor referente católico del país; su Atomium, el verdadero icono de la ciudad; Manneken Pis, estatuilla con la que querrás hacerte una foto; o el barrio europeo, donde se encuentra el Parlamento Europeo entre los edificios de todas las instituciones europeas importantes.

Puedes emplear los trenes de Bélgica o viajar en coche para hacer este recorrido que te proponemos, todo dependerá del dinero que te puedas gastar y de los días que dispones para ver este peculiar país.

[arve url=»https://www.youtube.com/watch?v=aMlHY_OHUBY» title=»Información práctica sobre los bonos de transporte público en Bélgica» description=»Bélgica es conocida por su densa red ferroviaria. Ofrece conexiones frecuentes entre todas las ciudades de Flandes con mínimo una conexión directa entre cualquiera de las 6 ciudades de arte Bruselas, Brujas, Gante, Amberes, Malinas y Lovaina.» upload_date=»27/02/2015″ duration=»2M20S» /]

Prueba la cerveza belga

Si hay algo que tienes que hacer en tu recorrido por Bélgica es disfrutar de su cerveza. Este país está entre los 20 primeros del mundo en los que más cerveza se consume por cabeza, de ahí que haya abundantes cervecerías distribuidas por todo el país con una amplísima variedad de marcas, estilos y tipos. Concretamente, se registran más de 300 tipos a nivel nacional que todavía se resisten a caer en las garras de la globalización, con una producción limitada y exclusiva. Existen abadías y bares que producen sus propias cervezas, y de hecho, uno de sus “templos” por excelencia es el archiconocido Delirium Tremens.

Otros de los productos que tienes que degustar de su gastronomía, son:

  • Las patatas fritas o frites, proporcionadas normalmente en cartuchos, con salsa y para comerlas con las manos. La salsa más vendida se llama Andalouse. Podríamos decir que es una mezcla entre las salsas gaucha y brava. Su toque especial es que están fritas en salsa de buey, y podríamos considerarlas un símbolo del patrimonio nacional belga.
  • Los mejillones o moules también son uno de los platos más típicos de Bélgica. Suelen ir acompañados de patatas fritas, y lo cocinan de diferentes formas, ya que puedes encontrarlos con salsa al ajo, al natural y al vino blanco.
  • La carne a la brasa es un pilar fundamental de esta gastronomía e incluso forma parte de su alimentación diaria, de hecho, los belgas en su tiempo libre aprovechan para ir a braserías para comer una de sus comidas favoritas. En el restaurante Amadeus podrás disfrutar de un buffet libre de costillar, recomendado por todos los turistas.
  • Los gofres y chocolate hará que los golosos y dulceros muráis de placer en Bélgica. Se pueden contabilizar más de 100 tipos de chocolate belga, cuya especialidad son los pralinés, es decir, los bombones rellenos de almendras o las avellanas confitadas en caramelo. Podemos encontrar por toda Bélgica establecimientos muy conocidos como Leónidas o Godiva. Los expertos dicen que el belga es el mejor chocolate del mundo.

Cerveza Belga con Waffles

Sumérgete en las manifestaciones artísticas de Bélgica

Ya desde la época carolingia comenzó Bélgica a destacar por su arte enfocado en la religión cristiana. El crecimiento artístico belga tras este momento fue incalculable, y se convirtió en uno de los mayores referentes artísticos de Europa.

Las siete obras más destacadas que atesora el país son la Pila Bautismal de Renier d’Huy, el Relicario de Nuestra Señora en la Catedral de Nuestra Señora de Tournai de Nicolás de Verdún, el Tesoro del Priorato de Hugo d’Oignies, el Políptico del Cordero Místico de Van Eyck, la Arqueta de Santa Úrsula de Hans Memling, el Paisaje con la caída de Ícaro de Pieter Brueghel el Viejo, y el El Descendimiento de Cristo de Rubens.

Todo esto sin olvidar que Bélgica es uno de los mayores referentes del cómic a nivel mundial. Bruselas ha engendrado a Los Pitufos, Tintín, Lucky Luke, Blake y Mortimer, entre otros. Puedes observar las fachadas céntricas de Bruselas llenas de los protagonistas de estas obras, llegándose a contabilizar hasta unos 50 murales en las calles de la capital.