Normas Basicas del Esqui

Reglas del esquí para esquiar sin riesgos

Una de las preguntas que más se hacen los iniciados en el esquí es cuáles son las recomendaciones básicas para esquiar. Para ello, es vital conocer las reglas del esquí. En 2002, la Federación Internacional de Esquí (FIS) publicó un decálogo de recomendaciones para esquiar con seguridad. Estas normas pretenden responder principalmente a dos cuestiones: la primera, que cada esquiador disfrute de su deporte favorito con seguridad, y la segunda, que no provoque riesgos en el resto de aficionados.

Sin querer ser exhaustivas, estas pretenden ser unas normas básicas del esquí, tanto para los aficionados nóveles como para los más veteranos en este deporte.

Y es que para practicar el esquí no sólo debemos saber el tipo de gafas, ropa, crema protectora, botas y esquíes que necesitamos. Todo aquel que lo practique debe conocer que el esquí es un deporte con muchas categorías y disciplinas: el esquí alpino, esquí de fondo, o el snowboard entre otras. Ser esquiador tiene muchas más consecuencias que únicamente ir a una estación y practicarlo de cualquier manera en las diferentes pistas de esquí que haya.

 

Reglas Del Esqui Para Esquiar Sin Riesgos

Normas de la Federación Internacional de Esquí

Las diez reglas de oro para disfrutar de una jornada de esquí sin riesgos son:

  1. No estás solo en la pista. Debes tener en mente que no eres la única persona que está practicando esquí. Nunca debes ser un peligro para el resto de los esquiadores ni para el entorno. Cada esquiador es responsable de su propia persona y de los equipos que usa. Si eres novato, deberías de estar acompañado en la pista.
  2. La velocidad máxima depende de tu habilidad personal y de las condiciones de la pista. No puedes ir a gran velocidad si eres un novato o si la pista está repleta de personas. Del mismo modo, no puedes pretender ir a la misma velocidad en una pista con poca nieve o blanda, que en una pista con mucha nieve y compacta. Siempre debes de adaptar tu forma de esquiar a las condiciones meteorológicas y las condiciones generales del terreno.
  3. El esquiador que va delante tiene preferencia. Los adelantamientos deben de hacerse de la forma más segura posible, sin hacer variar la trazada del adelantado. Por mucho más hábil que seas, no debes pasar al usuario novato a toda velocidad, como si no existiese. Hay que hacer valer que se puede adelantar desde cualquier lado para aminorar riesgos.
  4. Espacio de seguridad en los adelantamientos. Si ya sabemos que no tenemos preferencia, no debemos estar pegados al esquiador de delante hasta esperar el momento oportuno. El mejor adelantamiento es aquel donde el adelantado no sufre con él. Movimientos involuntarios del esquiador adelantado suelen terminar en accidentes si no se respeta la distancia de seguridad.
  5. Si sales de la pista señalizada, entra de forma ordenada. Si sales por cualquier circunstancia de la pista y deseas volver, asegúrate que no vuelves en un mal momento. Las incorporaciones demasiado lentas o demasiado rápidas son algunos de los principales riesgos del esquiador. Al entrar de nuevo, es fundamental el control de la velocidad propia y de los esquiadores cercanos.
  6. Si te caes o tienes que parar, ponte en un borde la pista. Otro de los principales accidentes son los que se producen en cadena. Mucho más importante es esta regla en los pasos estrechos o sin apenas visibilidad. En la actualidad, las fotos con móviles están dando lugar a muchos de estos accidentes. Siempre tienes que dejar libre la pista.
  7. Las pistas son para esquiar y no para andar. Por muy sucio que esté el lateral de la pista, ése es el camino para los que no esquían y sólo andan. No sólo por estorbar en la pista, es que además las pisadas profundas son peligrosísimas incluso para los esquiadores profesionales. La velocidad y forma en que nos desplazamos por la nieve andando no tiene nada que ver con esquiar.
  8. Las señales están para cumplirlas. Desde la elección de la pista según tus facultades, hasta la señalización temporal de peligros. La pista verde para los novatos, la pista azul para nivel intermedio, la pista roja es para los usuarios de nivel alto. La pista negra y fuera de pista es sólo para usuarios de nivel profesional o semiprofesional, que casi se regulan más por las reglas del esquí acrobático. Así que no pretendas utilizar estas últimas pistas, a menos que estés entrenando para nivel profesional (Juegos Olímpicos, Campeonato del Mundo, o Campeonato de Europa).
  9. Ayuda al necesitado. Es de las normas más empáticas que existe. Cuando un compañero accidentado es más importante que la mejor jornada de la temporada. Debes de señalizar (dejar espacio suficiente para prevenir un choque), auxiliar y dar parte al equipo de salvamento.
  10. Lleva tu documentación e intercambia tus datos. Ya sea para temas de accidentes propios o ajenos. Esquiar con o sin mochila de esquí no es una opción. Es básico que necesitas llevar un equipo mínimo y mucho más si esquías en solitario. No puedes dejar tu documentación y demás enseres en el hotel por no poder transportarlos.

Incluso cumpliendo con todas estas normas, puedes tener un accidente. No siempre se pueden controlar todas las variables, y siempre hay margen para un percance. Si todavía sientes que puedes estar más seguro, te recomendamos un seguro de esquí, ideal para cubrir tus necesidades de asistencia médica, responsabilidad civil y demás problemas que podrías llegar a tener.

En cualquier caso, nunca viene de más ir equipado con un móvil y dejar tu huella geolocalizada, por lo que podría pasar.