Vivir en Nueva Zelanda

Vivir, estudiar y trabajar en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda, conocida como el “Paraíso del Pacífico” (y en el idioma maorí, como Aotearoa, que significa “Tierra de la Gran Nube Blanca”), no sólo es ideal para una visita de turismo. Cierto es que recibe numerosos turistas deseosos de conocerla por la cultura maorí, su singularidad medioambiental y por haber sido el escenario de la trilogía de El señor de los anillos. Pero más allá de eso, también son muchas las personas que deciden quedarse para vivir, estudiar y trabajar en Nueva Zelanda

Personas animadas -entre otras razones, obviamente- por las ventajas que proporciona la Working Holiday Visa, que te permite permanecer en este país durante todo un año. Además, contratar un seguro médico en Nueva Zelanda es obligatorio según ordena el Departamento de Inmigración de Nueva Zelanda.

Como ejemplo de democracia moderna, vivir en Nueva Zelanda supone gozar de amplios derechos sociales y de un clima de notable libertad. De hecho, Reporteros Sin Fronteras suele incluirla entre los países en los que existe un mayor grado de libertad de prensa, lo que siempre es un indicativo de sociedad avanzada y respetuosa con diferentes ideologías y corrientes sociales. Es lógico por tanto que muchos extranjeros deseen estudiar y trabajar en Nueva Zelanda.

Está compuesta por dos islas de gran tamaño, la Isla Norte y la Isla Sur, que son prácticamente anexas. Sólo las separa el Estrecho de Cook, con 22 kilómetros de distancia. Además, pertenecen al país un conjunto de islas más pequeñas. Los ciudadanos neozelandeses son en su mayoría descendientes de europeos, pero no hay que olvidar la comunidad indígena maorí, mermada en número pero con un gran peso histórico y cultural.

Hemos de reseñar la unión tan fuerte que existe  con el deporte en Nueva Zelanda. Empezando por su emblemático equipo nacional de rugby, los famosos All Blacks, cuya Haka, (la danza que ejecutan antes de cada partido) es conocida en el mundo entero y que  que significa “desafío” en maorí. Pero el pueblo neozelandés no sólo se vuelca con el rugby, también con otros deportes como el críquet, el sóftbol (similar al béisbol) y el netball (que se asemeja al baloncesto). Por último, si te marchas a este país, ya sea con una beca de estudios o porque tienes trabajo, también puedes decantarte por deportes extremos u otras prácticas menos intensas en plena Naturaleza, como pueden ser el senderismo, la caza y la pesca.

Vivir en Nueva Zelanda y esperanza de vida

Las personas que acercan su mirada primera vez a este país pueden cuestionarse cómo es vivir en Nueva Zelanda, y la respuesta es muy positiva. La calidad de vida en territorio neozelandés es -según numerosos estudios- una de las mejores en todo el mundo y sus tasas de mortalidad, realmente bajas.

Nueva Zelanda poblacion

Para entender cómo es vivir en Nueva Zelanda, lo primero que debemos preguntarnos es ¿cuál es su sistema político? Pues no es otro que la monarquía parlamentaria, lo que se traduce en la práctica en que tiene una Reina, una Gobernadora General y una Primera Ministra liderando el Parlamento. Hablamos en femenino porque los tres cargos están ostentados actualmente por mujeres. 

Nueva Zelanda es uno de los dieciséis Estados independientes que componen la Mancomunidad de Naciones, de la que es soberana Isabel II, junto a Reino Unido, Australia, Jamaica o Canadá, entre otros. 

Nueva Zelanda no dispone de una Constitución como tal, y sin embargo es un modelo ejemplar de estado constitucional. ¿Cómo es que se produce esta paradoja? Es sencillo: aunque no cuenta con una Carta Magna escrita como la que tienen otros países, se rige a partir de una Ley que hace las veces de Constitución. Hablamos de la Ley Constitucional, que fue aprobada en el año 1986.

El número de habitantes supera holgadamente los cuatro millones, y la esperanza de vida en Nueva Zelanda es de las más altas del mundo. Concretamente, y según se calculaba a finales de la primera década de los 2000, la población masculina en Nueva Zelanda tiene una esperanza de vida de 78,4 años, mientras que en el caso de las mujeres la cifra llega hasta los 82,4 años. Lo mejor es que los expertos vaticinan que estos números continúen aumentando progresivamente en años venideros.

Ciudades para vivir en Nueva Zelanda

A lo largo de sus casi 270.000 cuadrados de superficie, Nueva Zelanda se separa en 16 regiones; nueve en la Isla Norte y siete en la Sur. A continuación vamos a desglosar las principales ciudades para vivir en Nueva Zelanda.

Comenzamos con Auckland, la ciudad en la que vive un mayor número de habitantes, con más de 1,6 millones de personas. ¡Ojo! Cuidado con confundirla con Oakland, que es el nombre de una ciudad de Estados Unidos (o mejor dicho, de varias ciudades, pueblos y condados estadounidenses). De todos los lugares donde es aconsejable vivir en suelo neozelandés, Auckland es sin duda uno de los más apetecibles. No en vano es la tercera ciudad con mejor calidad de vida del mundo, según asegura la consultora Mercer en un listado que elabora cada año.

Auckland Nueva Zelanda

Y si Auckland se sitúa en el Top 1 de ciudades neozelandesas, Wellington es la siguiente para muchas personas que han tenido la oportunidad de visitarla. La propia Mercer la coloca en el puesto duodécimo en el mencionado ranking de ciudades con mejor calidad de vida. Se trata ni más ni menos que de la capital de Nueva Zelanda, y se encuentra en la Isla Norte.

Las otras dos ciudades neozelandesas más importantes en términos de extensión son  Christchurch y Hamilton. Por otra parte, Manukau, North Shore City y Waitakere -las tres en la región de Auckland- ocupan el segundo, cuarto y quinto lugar en número de habitantes respectivamente. Todas ellas son estupendas opciones por su alta calidad de vida.

No podemos olvidarnos de que, además de las Islas Norte y Sur, Nueva Zelanda está formada a su vez por un considerable número de islas menores; unas pobladas y otras no. Entre las islas en las que sí vive gente, las cinco con una mayor superficie son la Isla Waiheke, Isla Stewart, las Islas Chatham, Isla D’Urville e Isla Gran Barrera.

El clima en Nueva Zelanda

La principal característica a reseñar del clima en Nueva Zelanda es lo templado de sus temperaturas, lo que provoca unas medias anuales entre los 10 grados en zonas sureñas y los 16 que se registran en el norte.

Sin embargo, al tratarse de un país considerablemente largo (aunque estrecho, eso sí), es fácil adivinar que existen diferencias climáticas palpables entre el clima de las diferentes regiones. Por ejemplo, mientras que la costa oeste destaca su enorme humedad, tanto en el Norte como en el este del país podemos encontrar un clima semiárido.

Estas diferencias también se reflejan en lo respectivo a las precipitaciones. Mientras que llueve notablemente en ciudades como Auckland, lo hace muy poco en otras como Christchurch. Cabe mencionar también las horas de sol que se registran anualmente en algunas zonas neozelandesas, como el territorio superior de la Isla Sur, donde se superan con facilidad las 2.500 horas de sol cada año. No obstante, si bajamos a la parte inferior de esta misma isla estaremos aproximadamente alrededor de las 1.500.

El clima en Nueva Zelanda, unido a su claro aislamiento (no te asustes: hablamos en términos geográficos), provoca una biodiversidad absolutamente única y rica, con una ingente cantidad de especies endémicas. Llama la atención su variedad en lo respectivo a las aves, a pesar de que los mamíferos (que se introdujeron de manera indiscriminada durante siglos hasta que afortunadamente se reguló en el siglo XX) provocaron la extinción de ciertas especies de aves. 

Gastronomía neozelandesa

Más allá de la influencia de Reino Unido por su pasado colonial (lo que explica la enorme popularidad de los fish and chips, acompañamiento habitual durante las retransmisiones deportivas), la gastronomía neozelandesa tiene diversos platos dignos de “presentar” a nuestro paladar.

Algunos de ellos provienen directamente del mar y apenas requieren de preparación. Es el caso de ciertos mariscos, como los llamativos mejillones de labios verdes o las famosas ostras de Bluff, quizá las mejores ostras del mundo. 

Gastronomia Nueva Zelanda

Si hablamos de la gastronomía maorí estamos obligados a mencionar el Hangi. Este plato indica más bien una manera de cocinar, puesto que puede ser tanto carne como mariscos, pescado e incluso verduras, cocinados bajo tierra gracias al vapor que emiten rocas que están muy calientes. Otros platos típicos de Nueva Zelanda son el estofado de cordero, el asado Hogget (cordero al horno) o la Whitebait Fritter, una tortilla que contiene trocitos de pescado y de tomate.

En postres destaca por encima de todos la Pavlova, ideada para rendir homenaje a la célebre bailarina de ballet rusa. Se trata de una torta de merengue con crema batida y frutas por encima, generalmente kiwi. El propio kiwi, aunque es originario de Asia, se hizo tan popular en Nueva Zelanda que se convirtió en uno de los mayores productores del mundo.

El país incluso cuenta con sus propios festivales dedicados a la gastronomía y el vino. Los más conocidos son el Festival Kawhia Kai (en la costa oeste de la Isla Norte), o el Wildfoods Festival (éste, en Hokitika, en el oeste de la Isla Sur).

Costo de la vida en Nueva Zelanda

Antes de hablar del costo de la vida en Nueva Zelanda, lo primero que habría que aclarar es qué moneda se utiliza dentro de sus fronteras, que no es otra que el dólar neozelandés (NZD). También recibe el curioso nombre de dólar kiwi, apelativo que se usa habitualmente como gentilicio no oficial. Esto es, decir “los kiwis” equivale a decir “los neozelandeses”, aunque de un modo mucho más coloquial. También te conviene saber que pakeha se utiliza para hacer mención a los neozelandeses que descienden de europeos, que son la inmensa mayoría, aunque bien es cierto que a muchos les disgusta que les llamen de esta forma.

Para que te hagas una idea de las cifras que vamos a dar a continuación, el dólar estadounidense (USD) es equivalente a un NZD. Lógicamente los precios pueden variar ampliamente de una ciudad a otra, pero según datos del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, el precio del alquiler de una vivienda en Nueva Zelanda (una con tres habitaciones) puede rondar entre los 500 y los 600 NZD por semana. Una opción más económica es recurrir a una cama en una habitación compartida de un albergue (hostel) por unos 20 NZD al día.

En productos de consumo habitual que adquirimos en el supermercado, podemos encontrar precios como los siguientes: un bote de leche de un litro por 2’5 NZD; una docena de huevos por algo menos de 5; un kilo de arroz por 2,8; medio litro de cerveza por 4,4; un kilo de patatas por poco más de 3; una botella de vino, por quince; o un kilo de pollo por 12,4 NZD.

Abrir una cuenta bancaria en Nueva Zelanda

Cuando llegas a uno de los siete aeropuertos internacionales repartidos por territorio neozelandés, y lo haces para quedarte, es probable que una de las primeras cosas que necesites sea abrir una cuenta bancaria en Nueva Zelanda. Los bancos con más oficinas son el Bank of New Zealand (BNZ), el ANZ Bank, el National Bank, el Westpac, el ASB Bank, el TSB Bank y el Kiwibank.

Abrir cuenta bancaria en Nueva Zelanda

¿Cuáles son los documentos necesarios para abrir una cuenta bancaria en Nueva Zelanda? Depende de la entidad bancaria, pero lo mínimo es una fotocopia del pasaporte y un documento que acredite dónde te alojas. En algunos bancos también te pueden solicitar el IRD Number (Tax Number), que viene a ser el número de la Seguridad Social, o una copia de la matrícula en tu centro de estudios. 

Sobra decir que antes de decidirte por un banco u otro, productos financieros o tipo de cuenta bancaria, es fundamental informarte de las posibles comisiones (apertura, mantenimiento, transferencias, etc.) que puedan llevar aparejadas. Muchos de los bancos ofrecen la llamada Everyday account: una cuenta muy sencilla con la que sacar dinero y pagar sin muchas complicaciones.

Información interesante: si necesitas retirar dinero en efectivo con tarjeta de débito o crédito, un supermercado puede servirte de cajero automático. ¿Cómo? Haces tu compra con tu tarjeta de crédito y en caja pides que “te cobren” una cantidad adicional determinada, además de la que tienes que abonar. Esa cantidad te la proporcionarán en cash, es decir, dinero en efectivo.

Conseguir un teléfono móvil en Nueva Zelanda

Vodafone, 2degrees, Spark (Telecom) y Skinny son las principales compañías proveedoras de servicios de telefonía e internet. Acudir a alguna de ellas será una de las primeras cosas que hagas a tu llegada a territorio neozelandés. 

Aunque es habitual beneficiarse de conexión Wi-Fi gratuita en muchos puntos de las grandes ciudades, lo más probable es que quieras contratar un paquete de datos para conectarte con tu teléfono, tu portátil o tu tablet. Aviso a navegantes (nunca mejor dicho): la relación megas/precio es sensiblemente más cara que en países como España.

Puedes optar por liberar previamente el móvil con el que hayas viajado o conseguir un teléfono móvil en Nueva Zelanda en un gran supermercado o en una tienda especializada. A continuación, la opción más frecuente es contratar una tarjeta SIM prepago por un precio desde unos 20 dólares. Recargar tu saldo es muy fácil gracias al sistema Top Up, disponible en multitud de establecimientos e incluso en farmacias y taxis. 

Estudiar en Nueva Zelanda

Si el avance de una sociedad se mide a partir de su nivel de Educación, podemos decir sin miedo a equivocarnos que Nueva Zelanda se encuentra entre los países más desarrollados de todo el panorama internacional. Ahí están los datos para constatar esta afirmación: el índice de alfabetización está muy cerca de llegar al 100%, mientras que más del 50% de los ciudadanos ha cursado o cursa estudios superiores.

Estudiar en Nueva Zelanda

Para alumnos extranjeros, estudiar en Nueva Zelanda puede ser una gran oportunidad. Muchos de ellos lo hacen después de conseguir una beca (sin ir más lejos, existe un programa de Becas en Nueva Zelanda del Ministerio de Educación de España) y apoyados en la Working Holiday Visa, con su consiguiente permiso para vivir durante un año en este país.

Requisitos para estudiar en Nueva Zelanda

¿Cuáles son los requisitos para estudiar en Nueva Zelanda siendo extranjero? En primer lugar, como es lógico, necesitas un visado de estudiante. Aunque la duración mínima de este visado alcanza los tres meses, la opción más aconsejable es la Working Holiday Visa, que te permite una estancia anual.

Por otra parte, necesitas ser aceptado previamente por una centro oficial donde cursar tus estudios. Cada Universidad, por ejemplo, realiza su propia prueba de acceso, en la que exige un gran dominio del inglés: un 6 en el IELTS o un 80 en el TOEFL. Más allá de las Universidades, si lo que quieres es aprender idiomas existen numerosos centros acreditados a los que presentar tu solicitud.

Tipos de estudios en Nueva Zelanda

Los tipos de estudios en Nueva Zelanda probablemente no difieran mucho de lo que conoces de tu país. En primer lugar, existe la Educación Primaria, en la que se inscriben los niños desde los cinco a los trece años. De ahí pasan al Instituto de Secundaria, hasta cumplen la mayoría de edad, es decir, los dieciocho. Las personas que continúan formándose y desean contar con estudios superiores se dividen en dos: por un lado, están los que optan por la llamada un Curso Vocacional, lo que viene a ser la Formación Profesional. Aquí encontramos la mayor parte de los sectores profesionales: Salud, Turismo, Comunicación, Construcción, Diseño, Negocios, Belleza, Educación, Ingeniería, Humanidades, Tecnología o Derecho.

Por otra parte, como es obvio, tenemos a los estudiantes universitarios, que aspiran a completar su formación en alguna de las mejores universidades de Nueva Zelanda. Entre ellas están la Universidad Victoria de Wellington, la de Waikato, la Universidad de Tecnología de Auckland, la Massey, la de Auckland, la Lincoln, la de Canterbury y la de Otago.

Universidad de Waikato en Nueva Zelanda

Finalmente, tenemos a los estudiantes extranjeros. El principal objetivo de la mayoría es aprender inglés en Nueva Zelanda, pero muchos de ellos lo alternan con estudios profesionales de una disciplina específica (como los que hemos visto más arriba), para los que es fundamental gozar a su vez de un nivel medio alto del idioma.

Aprender idiomas en Nueva Zelanda

El inglés es sin ningún género de dudas el idioma que más se utiliza en Nueva Zelanda, y hasta finales de los años 80 del siglo XX era la única lengua oficial. La práctica totalidad de sus habitantes, a excepción de un porcentaje minúsculo de la población, se maneja en su vida cotidiana en inglés. Sin embargo, en 1987 concretamente, el maorí también pasó a ser idioma oficial en suelo neozelandés, al que años más tarde se sumó un tercero que a muchos puede provocar cierta extrañeza. ¿Eres capaz de adivinarlo? En el 2006, el lenguaje de signos, fue aprobado por el Parlamento como el tercer idioma oficial del Estado. Ello nos da buena muestra de una sociedad avanzada e inclusiva.

Existen, por otro lado, una serie de idiomas que también se hablan en estas tierras, pero que no cuentan con el rango de oficiales. Empezando por el samoano, y siguiendo por el francés, el chino cantonés o el hindú.

Afortunadamente, la edad no es un hándicap para aprender idiomas en Nueva Zelanda. Es frecuente que las academias internacionales acojan a personas de todas las edades a través de cursos y expertos de diferente nivel. Así, lo normal es que encuentres cursos infantiles (primaria y secundaria), para adolescentes (bachillerato y universitarios) y también para adultos (profesionales).

Hay diversos tipos de cursos para aprender inglés en Nueva Zelanda, partiendo del llamado General English, es decir, Inglés a Nivel General. También tenemos cursos enfocados a los negocios, que se encuadran en el marco del Business English, así como los Diplomas Level 5 y Level 7, ideales para personas que ya tienen un buen nivel y desean adquirir vocabulario técnico específico para un terreno laboral. Por último, probablemente los cursos de inglés más demandados, que son los que sirven de preparación para un examen concreto: el IELTS y el de Cambrigde.

Trabajar en Nueva Zelanda

En lo que respecta al empleo en Nueva Zelanda, sus habitantes son unos auténticos privilegiados, al menos en términos cuantitativos. Aquí los niveles de paro son realmente bajos, o lo que es lo mismo, las oportunidades laborales son abundantes. Para que tengas una referencia, a comienzos de 2019 se registró una tasa de desempleo de tan sólo el 4,2%, cuando en el conjunto de la Unión Europea la media estaba en el 6,7%. Trabajar en Nueva Zelanda es relativamente sencillo.

Hablamos de una Economía que depende mucho de las exportaciones a otros países (a la vecina Australia, pero también a Estados Unidos, Reino Unido y países asiáticos), especialmente en lo que se refiere Agricultura, la Ganadería y la Pesca, sectores en lo que es una auténtica potencia. Con todo, es el sector servicios en el que la economía neozelandesa se hace verdaderamente fuerte.

Como hemos mencionado anteriormente, no tienes por qué decantarte entre estudios y acceder al mercado laboral en Nueva Zelanda durante tu estancia, ya que es posible alternar ambas ocupaciones. Como máximo, un estudiante puede trabajar durante 20 horas a la semana.

Visados para trabajar en Nueva Zelanda

El tipo de visado más común para trabajar en Nueva Zelanda es la Working Holiday Visa (WHV), que te permite no sólo residir durante 12 meses en el país, sino con el que no hay ningún problema por salir del mismo las veces que quieras. Puedes solicitar ampliar tu estancia en Nueva Zelanda por tres meses más, pero sólo si has trabajado en una empresa de horticultura o de viticultura al menos durante tres meses.

Trabajar en Nueva Zelanda

Ojo: aunque con la WHV puedes acceder a cualquier tipo de empleo (para el que cumplas los requisitos, se entiende), no se te permite trabajar durante más de tres meses para una misma compañía ni por un período superior a los seis meses en total.

Información muy importante si eres de España y quieres hacer una solicitud de visado WHV: el número de plazas es únicamente de 200, por lo que hay que apuntarse rápidamente una vez que se abra el plazo de presentación de candidaturas.  

Seguro médico para trabajadores en Nueva Zelanda

Un visado como la Working Holiday Visa va asociado ineludiblemente a la contratación de un seguro médico para trabajadores en Nueva Zelanda. Recordemos que es algo totalmente obligatorio tal y como exigen las autoridades del país oceánico. 

Contratar un seguro médico para Nueva Zelanda con Travelfine significa ir sobre seguro, valga la redundancia. Por sólo 339 euros contratas una serie de coberturas necesarias para tu total tranquilidad. Por ejemplo, los gastos médicos hasta 350.000 euros, la evacuación médica, la repatriación y regreso anticipado o los robos y daños al equipaje hasta 1.500 euros. 

Salarios en Nueva Zelanda

En general, podríamos decir de manera rotunda que los salarios en Nueva Zelanda son altos, sobre todo si los comparamos con menos desarrollados e incluso si lo hacemos con respecto a la mayoría de los de la Unión Europea. Eso se refleja lógicamente en el salario mínimo. A diferencia de países como España, el salario mínimo en Nueva Zelanda no se establece de forma mensual, sino por hora.

Con la última subida de salarios y a fecha de 2019, el salario medio en Nueva Zelanda supera los 19 dólares neozelandeses la hora (12,25 dólares estadounidenses), Unas cifras que sitúan al país oceánico en unos niveles comparables a los de la Europa más desarrollada y en el tercer puesto del orden mundial.

Empleos más demandados en Nueva Zelanda

La posibilidad de encontrar trabajo en Nueva Zelanda es alta, pero lo es especialmente si tenemos formación y experiencia en determinados sectores profesionales. Como habíamos dicho previamente, el peso de la Agricultura, la Ganadería y la Pesca es muy grande, como también lo son el de determinadas industrias como la química, la maderera, la papelera y la del acero.

Sin embargo, los empleos más demandados por los departamentos de Recursos Humanos en Nueva Zelanda pertenecen sin duda al sector servicios. No en vano, dos terceras partes del Producto Interior Bruto de su economía dependen de los servicios. Aquí no sólo hablamos de Turismo y Hostelería, sino también y muy especialmente del sector el tecnológico, el inmobiliario y el financiero.

Viaje a Nueva Zelanda precio