Que ver en Peru

Qué hacer y ver en Perú: 11 lugares imprescindibles

No es sencillo hacer una lista de qué hacer y ver en Perú, sobre todo si hay que limitarlo a 11 lugares que visitar en Perú imprescindibles. Y es que el número de maravillas que alberga un país como éste es casi interminable. Sin embargo, hagamos un esfuerzo por conocer los destinos de Perú que cualquier persona debería conocer en la vida. 

A continuación realizaremos un recorrido vibrante desde el Santuario Histórico de Machu Picchu hasta el Valle Sagrado de los Incas en los Andes, pasando lógicamente por Cuzco -capital del Imperio Inca-, Iquitos, el Valle del Colca, el Lago Titicaca y la Reserva Nacional de Paracas e Islas Ballestas. Otras paradas obligatorias que no podemos olvidar son el Monasterio de Santa Catalina, Huacachina, Líneas de Nazca y, por supuesto, Lima, la capital de Perú

Santuario Histórico de Machu Picchu

Machu Picchu Santuario Historico

Este top sobre qué hacer y ver en Perú no podría comenzar por otro lugar que no fuera Machu Picchu y su Santuario Histórico, una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. ¿Conoces las otras seis? Son la antigua ciudad de Chichén Itzá (México), el Coliseo de Roma, (Italia), la estatua de Cristo Redentor (Brasil), la Gran Muralla China, la ciudad de Petra (Jordania) y el Taj Mahal (India).

Declarado como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO en 1983, la antigua ciudad inca de Machu Picchu, ubicada en la región de Cuzco (también denominada Cusco), es uno de los lugares más visitados en todo el mundo, con millones de turistas cada año. Tanto es así que las autoridades locales tomaron la decisión en 2016 de aumentar el control del acceso a la zona. 

El Santuario Histórico de Machu Picchu, milimétricamente tallado en piedra, data de una fecha anterior al siglo XV, y está considerado una auténtica joya tanto desde el punto de vista de la Arquitectura como de la Ingeniería.

Utilizado en origen como residencia por un gobernante inca llamado Pachacútec, también está documentado que del mismo modo se usó con fines religiosos. Y otra cosa: ¿sabías que Machu Picchu se eleva por encima de los 2.400 metros sobre el nivel del mar? Con esa cifra es más que previsible que cuando visites Machu Picchu sufras de mal de altura, así que estás sobre aviso para ir bien equipado. 

Tren a Machu Picchu

La pregunta aquí es obvia y se la hacen todos las personas que van a visitar Perú: ¿cómo llegar a esta maravilla creada por el ser humano? La respuesta más sencilla es comprar un ticket de tren a Machu Picchu. Con este medio de transporte, en realidad, llegarás desde la estación de Poroy (próxima a la ciudad de Cuzco) o desde la estación de Ollantaytambo hasta Aguas Calientes, la localidad más cercana al templo.

A partir de ahí, será cuestión de caminar hasta la antigua ciudad inca, aunque también es posible desplazarse a Machu Picchu en autobús. El trayecto en bus dura unos 20 minutos, mientras que si optas por la caminata tardarás aproximadamente una hora y media.

Cuzco, capital del Imperio Inca

Cuzco Capital del Imperio Inca

Hasta la ciudad de Cuzco nos vamos para seguir con esta lista de qué hacer y ver en Perú. ¿Por qué, más allá de Machu Picchu, Cuzco (recuerda que también te la encontrarás como Cusco) es uno de los destinos favoritos de las personas que viajan a Perú? En primer lugar, porque estamos hablando de la capital del Imperio Inca (llamado el Tahuantinsuyo), y eso son palabras mayores. Está considerada a su vez la “capital histórica” de Perú e incluso la «Capital Arqueológica de América».

El nombre proviene de Qosqo, cuyo significado no es otro que el de “centro” u “ombligo”, puesto que desde aquí partían los caminos que llevaban a las diferentes regiones. El origen de la ciudad se suele relatar desde el punto de vista de la mitología, a través de dos leyendas. La primera tiene por protagonistas a los hijos del dios Sol y la diosa Luna, que fundaron la urbe guiados por la vara de oro que portaban. 

La segunda de estas leyendas hace referencia a la peregrinación cuatro parejas de hermanos y hermanas, de las cuales sólo una de ellas llegó a la “tierra prometida”, por decirlo así.

Desde una perspectiva histórica, y aunque hay vestigios en la zona que datan de cinco milenios Antes de Cristo, no es hasta el 1200 Después de Cristo cuando encontramos el punto de partida. En estas fechas un señorío se constituye en torno a este territorio, ganando fuerza, extendiéndose con el paso de los años y autodenominándose como “incas”. El imperio se desarrollaría con toda su magnitud desde que Pachacutec es coronado (1438) hasta la llegada de los españoles unos 100 años más tarde.

Visitar Cuzco, uno de los puntos turísticos más importantes de Sudamérica, es revivir en primera persona la Civilización Inca y toda su riqueza. A pesar del paso del tiempo, el estado de conservación de sus antiguas construcciones -y la Historia que se esconde tras ellas- genera un gran poder de atracción.

Iquitos, la ciudad aislada de los charapas

Iquito Ciudad Aislada de los Charapas

Lo primero que habría que destacar de la ciudad de Iquitos es que se trata de una gran urbe a la que no es posible acceder a través de la carretera. Se encuentra en plena Amazonia peruana, atravesado por el río Itaya, y la manera de llegar hasta ella pasa inevitablemente por barco. Su aislamiento geográfico, sin embargo, no es razón para no visitarla: todo lo contrario. La Selva del Amazonas es sinónimo de aventura.

Olvidado ya su pasado colonial como gran potencia en la explotación del caucho (a finales del siglo XIX y comienzos del XX), Iquitos es hoy por hoy un atractivo destino turístico. Un turismo que se jacta de ser sostenible y por tanto respetuoso con su vasta Naturaleza.

Excursión obligada cuando se viaja a Iquitos es la Reserva Nacional Allpahuayo-Mishana, un espacio selvático que destaca por ser un bosque de varillal (es decir, de troncos delgados) con una fascinante variedad animal y vegetal.

Valle (Cañón) del Colca y sus miradores

Valle (Canon) del Colca

Al contrario de lo que ocurre con Iquitos, al Valle del Colca (que encontramos en la región de Arequipa, a unas cuatro horas de distancia de la ciudad del mismo nombre) sólo es posible llegar a través de la carretera. Hablar del Valle es hacerlo sobre todo del Cañón del Colca, que con sus más 3.400 metros de profundidad se erige como uno de los cañones más profundos del mundo. Para hacerte una idea, el célebre Cañón del Colorado (en Arizona, Estados Unidos) presenta algo más de la mitad.

Cabe resaltar su altura (más de 3.000 metros por encima del nivel del mar) y su centenar de especies… sólo en lo respectivo a las aves. La que más interés despierta de todas ellas es el imponente cóndor de los Andes, cuyas alas despegadas superan los tres metros. Si tienes la oportunidad, visitar el Valle del Colca es una de las cosas más impresionantes que hacer y ver en Perú.

Lago Titicaca, sus leyendas y sirenas

Lago Titicaca Leyenda de Sirenas

Y si de riqueza de fauna y flora hablamos, no podemos dejar de mencionar el Lago Titicaca, que es (casi) tan de Perú como de Bolivia. Situado en la frontera que separa a ambos países (muy cerca de La Paz, de hecho), el Lago Titicaca tiene unos números que impresionan. Sin duda, uno de los lugares que ver en Perú.

Nació hace 3 millones de años, es el lago navegable a mayor altura del mundo (más de 3.800 metros de media) y su extensión supera los 8.500 kilómetros cuadrados. Su biodiversidad, sobra decir, resulta apabullante. No en vano, en su Reserva Nacional no dejan de descubrirse nuevas especies.

El Lago Titicaca siempre ha estado acompañado de un halo de misterio en el que, como suele ocurrir, la leyenda se funde con la realidad. Incluso se dice que sus aguas albergan tesoros e incluso sirenas. Lo que no se puede cuestionar es que a lo largo del lago están diseminadas multitud de islas, de entre las que destaca la Isla del Sol

Estas islas se encuentran pobladas mayoritariamente por descendientes de la tribu de los Uros, los cuales siguen viviendo a la antigua usanza, es decir, de la caza, la pesca y la elaboración de bordados.

Reserva Nacional de Paracas e Islas Ballestas

Reserva Nacional de Paracas

La protección hacia las especies autóctonas, tanto en fauna como en flora, que existen en Perú alcanza quizá su mayor esplendor en la Reserva de Paracas, constituida a mediados de los años 70 del siglo XX. Se encuentra en la provincia de Pisco, a unas 3 horas de distancia en autobús de la capital peruana, Lima. 

Algunos de los animales más llamativos que podemos que podemos encontrarnos en aquí son los delfines, las parihuanas (flamencos andinos), los lobos marinos o los pingüinos de Humboldt. Impactante resulta igualmente la primera vez que tus ojos se plantan ante la Playa Roja de la Reserva Nacional de Paracas. No olvidemos mencionar que en esta reserva se conservan además restos arqueológicos de la cultura Paracas que también merece la pena conocer.

Una vez que llegues a la Reserva de Paracas, si quieres ampliar tu lista de cosas que hacer y ver en Perú, es obligada una visita a Islas Ballestas. Éstas pertenecen también al espacio protegido pero están justo al lado. Aunque está prohibido desembarcar en las islas, es posible realizar un tour de unas dos horas alrededor de ellas para admirar sus magníficos ejemplares marinos.

Arequipa, Monasterio de Santa Catalina

 

Arequipa

Al sur de Perú, próxima también a otra Reserva Nacional como es Salinas y Aguada Blanca, está ubicada la ciudad de Arequipa. Si hay un motivo por el que Arequipa es célebre éste es el Monasterio de Santa Catalina, que poco tiene que ver con lo que estamos acostumbrados en el Viejo Continente. Y es que, debido a su gran tamaño, más que un monasterio nos encontramos frente a una ciudadela.

Con una antigüedad que se remonta al siglo XVI, el Monasterio de Santa Catalina no fue abierto al público hasta la segunda mitad del siglo XX. De las dos centenares de monjas que llegaron a habitarlo, hoy el número se reduce a una docena, dedicadas a la elaboración de postres. A pesar de que los terremotos sufridos en los diferentes siglos han mermado sus estructuras, el monasterio continúa siendo un ejemplo magnífico de lo que se dio a llamar el estilo Colonial Mestizo

Oasis de Huacachina

Oasis de Huacachina

De las estampas más singulares que podemos encontrar en todo Perú es sin duda la de Huacachina, en la parte sudoeste y con Ica como ciudad más próxima. Se trata de un poblado que se asienta en pleno desierto costero del Pacífico, es decir, un auténtico oasis.

Las corrientes subterráneas hicieron posible la aparición de la laguna de Huacachina, alrededor de la que se desarrolló una vegetación tan exuberante como vistosa. La laguna de Huacachina es un balneario natural (dicen que con propiedades curativas) de una enorme belleza que atrae a muchos visitantes cada año.

Líneas de Nazca y sus geoglifos

Lineas de Nazca (geoglifos)

¿Sabes qué son los geoglifos? Se trata de formas dibujadas en la tierra que aparecen al dejar al descubierto un terreno, esto es, tras haber retirado su capa superficial. Junto con los que se encuentran en Chiza, en la región chilena de Tarapacá, las Líneas de Nazca en Perú son los geoglifos más famosos del mundo. Sin duda éste es uno de los lugares que visitar en Perú.

Además de por lo curiosas que resultan a la vista, las Líneas de Nazca captan la atención de muchas personas porque su origen no está del todo claro, lo que lleva a pensar alocadas hipótesis. Son dibujos de animales, figuras humanas, formas geométricas, seres mitológicos… Para conocerlas tendrás que viajar al sur de Perú.

Valle Sagrado de los Incas en los Andes

Valle Sagrado de los Incas

Visitar el Valle Sagrado de los Incas, también conocido como el ‘valle del río Urubamba’ y Willcamayu por los propios incas, resulta indispensable para los apasionados de esta cultura ancestral. De hecho, es paso obligado para llegar hasta Machu Picchu.

Se sitúa en la Cordillera de los Andes a unos 15 kilómetros de Cuzco, que como hemos recogido previamente se erigió como la capital del Imperio Inca, el Tahuantinsuyo. A largo del Valle Sagrado de los Incas, o lo que es lo mismo, siguiendo el curso del río Urubamba, podremos descubrir diversos poblados y ciudadelas de la época como Pisac, Choquequirao, Calca, Yucay y Ollantaytambo, además, lógicamente, del archiconocido santuario de Macchu Picchu, del que ya hemos hablado más arriba. 

Las impresionantes fortalezas que podremos observar en este recorrido tenían una doble vertiente: por un lado, defenderse de posibles invasores. Por otra parte, fines ceremoniales o religiosos. Por último, y no por ello menos importante, otro gran atractivo del valle es la posibilidad de admirar el monte Ausangate y el pico Salcantay en todo su esplendor.

Lima, la capital de Perú

Lima Capital de Peru

Un recorrido sobre qué hacer y ver en Perú no puede estar completo sin hablar de ella. La capital de Perú es la ciudad de Lima, fundada en la primera mitad del siglo XVI y denominada desde entonces como “la Ciudad de los Reyes”. Su emplazamiento junto a la costa del Pacífico resultó clave para esta designación por parte del conquistador español Francisco Pizarro.

Si eres de quienes les incomoda el bullicio y las aglomeraciones, debemos advertirte de que Lima es una de las ciudades más pobladas de Sudamérica gracias a sus ocho millones y medio de habitantes. Para tener una idea de lo extensas que son las tierras limeñas, basta mencionar las notables diferencias de altitud entre unas zonas y otras. 

Su clima también es llamativo: pocas lluvias y una pronunciada sensación de humedad. Con todo, se libra de temperaturas extremas a excepción de los períodos del fenómeno El Niño, que sí que elevan los termómetros por encima de los 30 grados.

De entre los numerosos encantos de Lima, cuyo centro histórico tiene la consideración de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, vamos a destacar tres de ellos: la Plaza de Armas, la Catedral y el Parque del Amor. Organizar un viaje a Perú y no venir aquí es pecado.

Plaza de Armas

Si hay un lugar desde donde se puede contar la Historia de Lima, incluso de Perú, ése es la Plaza de Armas, también conocida como la Plaza Mayor. Éste es el punto donde la ciudad fue fundada en 1535, y donde han tenido lugar incontables acontecimientos culturales, sociales y religiosos de gran relevancia para la urbe y los limeños a lo largo de sus diferentes épocas: virreinal, colonial y republicana.

Porque además es en la Plaza de Armas (cuyo nombre de debe a que es aquí donde se establecían los soldados) donde encontramos edificios emblemáticos como la Catedral, el Palacio de Gobierno y el Palacio Arzobispal. 

Catedral de Lima

Catedral de Lima

La Catedral de Lima es uno de los monumentos indispensables para cualquier visitante que se precie. Sus orígenes se remontan a los tiempos de Francisco Pizarro, es decir, el siglo XVI, pero hay que aclarar que a su  construcción le precedieron una primera iglesia, hecha en madera, y una segunda, que tampoco se consideró suficiente. Así que los responsables de la urbe decidieron levantar una construcción acorde con el peso de la capital.

En la Catedral de Lima confluyen dos estilos diferentes: el neoclásico y el renacentista, como se puede apreciar en sus dos torres. Sin embargo, también se distinguen con claridad influencia del gótico tardío, el plateresco e incluso el barroco

Los elementos más preciados que se cobijan en su interior son la cripta arzobispal, el museo de arte religioso, el salón capitular y, de entre sus trece capillas, la capilla de los santos peruanos. Aunque la entrada a la Catedral es gratis, sí hay que abonar 10 soles (2 en el caso de los niños) para acceder al Museo.

Parque del Amor

Con este nombre tan sencillo como hermoso, ¿cómo no íbamos a visitarlo? El Parque del Amor de Lima se encuentra en el distrito de Miraflores, una zona segura y en la que es habitual encontrarte a muchos turistas. Aunque el punto más significativo es sin duda la escultura El beso, obra de Víctor Delfín, también aportan magia al lugar el jardín de flores en forma de corazón y las impagables vistas al Malecón Cisneros y el Océano Pacífico.

Si estás enamorado y visitas Perú con pareja (¿quizá para el 14 de febrero?), te será un lujo disfrutar del atardecer desde este lugar. Y si vas en soledad… ¡Pues también, claro!

Mapa de los lugares que visitar en Perú

Aquí presentamos los lugares que te hemos recomendado en este artículo, para que puedas consultar la información desde cualquier dispositivo. Con este mapa y los consejos que te hemos dado para viajar a Perú, estarás más que listo para disfrutar al máximo. Ahora sí puedes hacerte una idea de cuántos días necesitas para visitar los mejores lugares y organizar tu viaje.

Datos Geográficos sobre Perú

Una vez completado el repaso sobre qué hacer y ver en Perú, hagamos un breve resumen de las principales características geográficas del país. En primer lugar, hablamos de un país situado en la costa oeste de Sudamérica. Se trata de un territorio con una extensión que supera holgadamente el millón de kilómetros cuadrados, con más de 3.000 kilómetros de costa. 

Al norte limita con Ecuador, al noreste hace lo propio con Colombia; al este, con el país más grande del continente, Brasil; al sudeste, con Bolivia; y al sur, finalmente, con Chile. Ocho son sus regiones, a saber. Quechua, Chala, Rupa Rupa, Suni, Yunga, Omagua, Janca y Puna.

Perú, como hemos podido repasar a lo largo del texto es un país con muchísimas posibilidades. Una versatilidad que se explica a partir de la existencia tanto de zonas costeras, como de sierra y también de selva amazónica. Ésta última ocupa en torno al 60% de Perú, mientras que la sierra (la Cordillera de los Andes, principalmente) corresponde al 30 y la costa al 10.

Requisitos y Consejos para Viajar a Perú

Tal y como nos recomiendan en su Embajada en España, hemos de diferenciar dos tipos de visitantes para hablar de los requisitos para viajar a Perú. Por un lado están los ciudadanos de la Unión Europea (Espacio Schengen), a los que no se les exige un visado. Ojo: no necesitan visa siempre y cuando la estancia no vaya a extenderse más allá de los 90 días.

Los ciudadanos de los países ajenos a la UE sí pueden requerir este documento, pero hay multitud de casos diferentes. Por eso lo más aconsejable es consultar esta cuestión en el consulado peruano del territorio en el que se encuentren. La visa para estudiantes tiene una duración de 90 días prorrogables, mientras que la que se solicita para viajes de negocios puede extenderse hasta el doble.

El pasaporte vigente, por otro lado, sí es fundamental para cualquier turista, salvo que provengan de otro país sudamericano.

Seguro de Viaje a Perú

Además de saber qué hacer y ver en Perú, contar con un seguro de viaje es esencial para vivir una experiencia totalmente satisfactoria. En Travelfine disponemos de una amplia variedad de seguros de viaje a Perú en función del tiempo de tu estancia o del motivo por el que viajas, entre otros factores. Por ejemplo, puedes optar por el sencillo Seguro de Viaje Temporal Plus o bien ir un paso más allá con el Anual si necesitas más tiempo. 

Si además de Perú piensas viajar a otros destinos tienes el Seguro Anual Multiviaje, mientras que también tienes una opción específica para Negocios o Estudiantes. Por último, si quieres contratar un seguro de viaje a Perú, también es una excelente decisión apostar por el Seguro de Repatriación, muy demandado para viajes al extranjero.

Seguro de Viaje a Peru