Es Seguro Viajar a Turquia

¿Es seguro viajar a Turquía en 2021?

El indicador más claro de la recuperación económica de un país turístico, es la cifra de visitantes. Cuando la cifra de turistas no para de crecer, hace posible que se diga que es seguro viajar a Turquía en los tiempos que corren. Según fuente oficiales del Instituto Nacional de Estadística del país se han llegado a contabilidad cerca de 40 millones de visitas actualmente. Un dato que está al alcance de pocos países en el mundo, y que la convierte en uno de los lugares turísticos más importantes del mundo. De esta forma se cierra en Turquía una crisis que hizo que los los datos del turismo bajaran hasta un 50% por miedo a que se reiteraran los ataques terroristas.

El país tiene en su territorio ciudades repletas de historias, con puntos turísticos que no tienen que envidiar a otros países europeos. Además tiene en sus costas unas playas con hermosos paisajes y rincones con los que enamorarte. Entre los mejores lugares que ver en Turquía podemos encontrar desde las ruinas de las grandes civilizaciones romanas y otomanas, hasta los lujosos hoteles resort en la playa sobre el mar Egeo.

Viajar a Turquia es Seguro

¿Es seguro ir de vacaciones a Turquía?

En los dos últimos años Turquía ha estado trabajando en la restauración de su sector turístico de forma eficiente. Por lo que podemos preguntarnos ¿es seguro viajar a Turquía? Podemos decir con total seguridad que sí.

Tal y como podemos leer en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, existen una serie de consejos y advertencias para los que quieran visitar Turquía, aunque aún se recomienda que se viaje con cautela. En la web nos aconsejan que viajemos igual que a cualquier otro gran país, extremando la precaución y vigilando los lugares aglomerados de personas. Así como estando atentos a las personas que se sitúan en grandes concentraciones y en lugares muy concurridos. Esta recomendación es común a todas las grandes ciudades como ya hemos comentado.

Del mismo modo, el Ministerio también recomienda que se viaje con un buen seguro de viaje que haga posible que solucione cualquier problema en tu viaje a Turquía. Para ello, nosotros te recomendamos nuestro seguro Travelfine Temporal Plus, con el que podrás viajar a cualquier lugar del mundo asegurando tus pertenencias además de cubrir tus necesidades médicas.

Un dato curioso a tener en cuenta es que Estados Unidos ha colocado a todo el territorio otomano (sin hacer diferencias entre zonas completamente diferentes) en la segunda categoría de peligrosidad para los residentes americanos que quieran hacer viajes a Turquía.

Una de las zonas más visitadas por todo tipo de personas es la Costa Turquesa o, como ellos la llaman, Riviera Turca. Allí se pueden visitar algunas de las mejores playas del sur de Europa. Al ser una de las zonas turísticas más occidentalizada, tiene un arraigo mucho menor de grupos islamistas o contrarios al Estado turco.

Las zonas que debemos evitar es la parte oriental, ciudades como Sirnak, Hakkari o Kilis son ciudades eludir en nuestro viaje. Son más peligrosas ya que son las más cercanas a la frontera de Siria y de Irak.

Viajar a Turquia es Seguro

Viajar a Estambul

Entre las zonas más seguras de Turquía es tanto su capital, Ankara, como su ciudad más internacional, Estambul. Ambas tienen una seguridad policial bastante importante, ya que tiene una formación cercana a la que reciben sus homólogos europeos. Y aunque esto exista, siempre se recomienda que se tengan en cuenta las bullas con muchas personas, el transporte público a altas horas de la noche, y los espacios al aire libre.

Estambul es también conocida como la puerta de oriente y occidente, ya que forma la zona de mayor tránsito entre estas dos zonas en el paso del estrecho del bósforo. De ahí que sea una zona de interés para la Unión Europea tanto en el apartado económico como social. Desde 2015 hay una delegación formada por miembros turcos y de la Institución europea que trabajan para contemplar la futura adhesión en el Espacio Económico Europeo.

Así pues, el gobierno turco hace todo lo que puede para dar seguridad y mejorar su status en todos los mercados turísticos. De esta forma, se puede asegurar que es seguro viajar a Estambul, así como a su capital.

Peligros en Turquia

¿Qué ver en Estambul?

Hablar de Estambul es hacerlo de una gran riqueza cultural. La ciudad ha sido considerada epicentro mundial en épocas distintas de la Historia bajo el nombre de Bizancio, en un primer momento, y de Constantinopla más tarde. Es la ciudad más poblada de Turquía y el centro histórico, cultural y económico del país.

Estambul tiene tantas cosas que ver que es necesario realizar una pequeña criba para no dejarnos lo más importante sin visitar. Lo primero que debes seleccionar son las Mezquitas. Puedes elegir entre las más de 3.000 que hay en toda la ciudad. Entre ellas las más visitadas e importantes son Santa Sofía de Constantinopla, La Mezquita Azul y la Mezquita de Suleiman.

Otro de los grandes intereses de la gran ciudad turca son sus bazares. Concretamente el Gran Bazar es un cúmulo de sensaciones en la que podrás adentrarte en el ambiente y las tradiciones turcas. Allí encontrarás puestos en los que comprar desde joyas, ropa o perfumes, además de comida y bebidas típicas del país. El Gran Bazar cuenta con más de 60 calles y unas 3500 tiendas. Si quieres sentirte como si fueras un autóctono de la ciudad, no olvides que puedes regatear los precios de los productos que se venden. Como consejos te instamos a que tengas prudencia y juegues tus cartas. Ellos querrán hacerse con tus liras turcas, por lo que regateando al final se consigue un precio justo para ambas partes. Sin duda tómate tu tiempo, ya que nunca olvidarás este festival de olores, sabores y sobretodo colores que encontrarás en este espacio tan pintoresco.

Un gran punto que debe estar marcado en rojo en nuestro calendario de viaje es poder disfrutar de un auténtico baño turco. Para los amantes de los spas, es un elemento imprescindible en nuestro viaje. No son tan parecidos a los occidentales, ya que estas versiones de las termas romanas son un espacio de encuentro entre personas del mismo estilo social y cultural. Por lo que  no debe sorprenderte que haya personas que aproveche para conversar amenamente cuando visitan estos lugares.

En las ciudades turcas se conocen como Hamam, y entre los más recomendados está el Cemberlitas, uno de los más demandados y famosos de Estambul por su situación en la ciudad; y el de Suleymaniye, con casi cinco siglos de historia y en el que pueden estar tanto hombres como mujeres en las mismas salas. Si no te molesta que las personas dialoguen, estos baños turcos son espacios para hacer una parada en la que poder relajarte y oxigenar en cuerpo y alma.

Asimismo no podemos dejar atrás los grandes palacios del Imperio Otomano que se pueden visitar por toda la ciudad. Al ser una de las mayores potencias históricas mundiales desde el siglo XIII hasta casi principios del siglo XX, ha hecho posible que el país tenga una rica cultural que pocos países disponen. Tantos años han dado lugar a un inmenso patrimonio artístico y arquitectónico. Entre todas las visitas que puedes hacer, nosotros te recomendados el Palacio de Topkapi, con más de 500 años en pie; el Palacio de Beylerbeyi, que se encuentra en el margen asiático del Bósforo, y el Palacio de Porfirogenetas, que se encuentra en ruinas y data del siglo XIII.

En cuanto a la gastronomía, Estambul te abrirá el paladar con los verdaderos kebab o durum, así como otros platos típicos de la cocina turca. Aunque estemos acostumbrados de comer productos similares por culpa de la occidentalización, los sabores que se obtienen de unir carne de cordero ( o también ternera o pollo) con verduras, especias y las tortas de harina son únicos. No dejes de probar los contrastes gastronómicos que se muestran en cada plato. Son únicos. Del mismo modo, no te marches de Estambul sin dedicarle un momento al té turco. Si los ingleses son reconocidos por esta infusión, los otomanos no se quedan atrás. Otra sensación de las que te enamorarás.

Seguridad en Turquia

¿Qué playas visitar?

Las playas de Turquía son grandes desconocidas para los viajeros. Aunque en Europa hay países como España o Italia que acaparan la mayor parte de las visitas veraniegas a sus playas, en Turquía a una gran costa con espacios  que no tienen nada que envidiar. Existen decenas de playas con agua azul turquesa, y con arena de un color blanquecino que recuerda a zonas tropicales. Sin duda, son espacios naturales de gran valor para amantes del buen tiempo, y también para lo amantes de los deportes acuáticos que desean pasarlo bien por muy poco dinero.

Si se tuviera que realizar una lista de ellas, en primera posición encontramos a Patara. Esta cuenta con más de 20 kilómetros de playa y tiene la particularidad de encontrarnos con tortugas marinas. La zona es un lugar con historia propia, por lo que os recomendamos sumergiros en la vida cotidiana de la ciudad, visitando los pueblos cercanos y las ruinas de la antigua ciudad.

Por otro lado, si buscas una playa en la que disfrutar de la naturaleza sin perder dosis de lujo y poder relajarte, tu opción es la playa de Kabak. Según los expertos y los turistas que la han visitado esta puede ser la playa más infravalorada de Turquía. Su espectacularidad no se corresponde con el número de visitantes, por lo que si no te gusta la masificación es tu opción actualmente. No obstante, cada vez es mayor el número de personas que la descubre, por lo que aprovecha antes de que se haga muy reconocida. Si visitas la zona, no puedes dejar pasar el Valle de la Mariposa. Una zona que une playa y zona rocosa que es ideal para aquellas personas que quieren hacer senderismo. Impresiona ver el color de sus aguas y los precipicios que recorren la costa. Ölüdeniz y Ölüden son los pueblos que deberías visitar. Están llenos de campings de lujo y zonas ideales para turistas

Por último, otra de las grandes playas a visitar es la de la Playa de Cleopatra. La podemos encontrar en el Golfo de Gökova, en la zona más suroeste del mar Egeo.

Según cuenta la antigua leyenda,recibe el nombre de la reina egipcia Cleopatra, ya que durante su romance con el romano Marco Antonio cayó enamorada de en este lugar, que también se conoce como  la Isla de Sedir. Al quedarse prendada de este lugar, el General le regaló la playa.Como la reina era tan especial y sólo quería pisar suelo egipcio, también cuenta la leyenda que la arena de la playa procede del Mar Rojo por su decisión. Esto hace que contenga un halo de misticismo siendo una playa turca con (supuestamente) arena egipcia.

Para los turistas que visitan la zona y que están cautivados por estas historias, intentar llevarse como recuerdo la arena que, además de su más fina de lo normal, es un reclamo. Las autoridades han todo lo posible para evitar este acto que roza el vandalismo por lo que os recomendamos que no os llevéis este ‘recuerdo’ natural.