4.1-qué ver en nueva zelanda

¿Qué ver en Nueva Zelanda? Todos los sitios que debes visitar

Compartimos contigo los lugares más importantes que ver en Nueva Zelanda. Aprovecha tu estancia al máximo en el país oceánico.

 

Nueva Zelanda está formada por un conjunto de islas, aunque las más importantes son la Isla Norte y la Isla Sur, separadas por el estrecho de Cook. Su paisaje es impresionante. Y muy variado, ya que tenemos costas repletas de playas junto a cadenas montañosas, volcanes y glaciales de hielo.

También llama la atención la exuberancia de su flora, con variedades autóctonas tan singulares como el kauri, el rimu o el pohutukawa. Así como la riqueza de su fauna. Donde destaca el tuátara, un lagarto que desciende directamente de los dinosaurios. Y el kiwi, ave que se ha convertido en todo un símbolo del país.

 

Uno de los mejores lugares para vivir

Nueva Zelanda es una de las naciones más desarrolladas del mundo, por lo que disfrutarás de una calidad de vida excepcional. Su sociedad es dinámica, hay muchas oportunidades de conseguir empleo y acceder a una vivienda es relativamente sencillo.

El sistema educativo también es excelente, así como la sanidad y la seguridad en las calles. Por si fuera poco, el clima es agradable, se habla inglés y la población es muy abierta con los visitantes.

En pocas palabras, estamos ante uno de los mejores países del mundo para viajar, vivir, trabajar o estudiar. Y si tienes curiosidad, en la entrada de hoy descubriremos los lugares más increíbles que ver en Nueva Zelanda.

 

¿Qué ver en Nueva Zelanda? Lo más destacado

 

Tongariro

El Parque Nacional de Tongariro es el más antiguo del país y en 1993 fue reconocido por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Posee una extensión de 80.000 hectáreas con un paisaje cautivador, repleto de aguas termales y valles de frondosos bosques de pinos.

Sin embargo, lo que más llama la atención al visitante es la presencia de tres enormes volcanes: Ruapehu, Ngauruhoe y Tongariro. Son los más grandes de la isla norte y todavía siguen en activo.

En el parque se pueden realizar múltiples actividades en función de la época del año, como el esquí o el alpinismo. Pero la más popular de todas es el trekking, sobre todo en los meses de verano.

Hay varios circuitos disponibles. Como el Tongariro Alpine Crossing, que nos permite recorrer los tres volcanes en una sola jornada. O el Round the Mountain Track, una ruta de tres días que nos lleva hasta la cumbre de Ruapehu. Recuerda llevar algo de abrigo. Aunque las temperaturas suelen ser agradables, a veces se sitúan por debajo de los cero grados.

 

Cathedral Cove

Cathedral Cove nos ofrece unos de los mejores paisajes que ver en Nueva Zelanda. ¿Recuerdas la peli de Las Crónicas de Narnia? Sí, esa en la que los protagonistas atraviesan un armario y aparecen en un mundo de fantasía. Pues bien, la entrada a Narnia se rodó en este mismo escenario.

El conjunto destaca por un enorme arco de piedra y sus playas de aguas turquesas y arena fina. La costa está rodeada de montañas. Y en mitad de la escena encontramos una espectacular cascada. Sin duda, un lugar mágico que no debes perderte por nada.

Cathedral Cove se encuentra en la reserva natural de Te Whanganui a Hei, por lo que solo se puede acceder a pie o con ayuda de una embarcación. La caminata parte del vecino pueblo de Hahei y dura unos 40 minutos. Pero no te preocupes, todo el trayecto está perfectamente señalizado y llegarás fácilmente.

Es un destino muy popular, así que te recomendamos que lo visites a primera hora de mañana. Y si quieres recorrer el arco de piedra, solo es posible cuando la marea está baja. Además de disfrutar del sol, la playa y sus impresionantes vistas. En Cathedral Cove tendrás la oportunidad de practicar el kayak, el snorkel, el submarinismo y otros deportes acuáticos.

 

Monte Cook

El Monte Cook está situado en el Parque Nacional Aoraki y tiene una altitud de 3.724 metros. Es el pico más alto de Nueva Zelanda, por lo que las vistas son impresionantes. Podrás disfrutar de escarpados acantilados y glaciares perpetuos que te dejarán sin aliento.

El monte alberga la única reserva de cielo oscuro de todo el hemisferio sur. Y como está alejado de los núcleos urbanos, no sufre contaminación lumínica. En otras palabras, se trata de uno de los mejores lugares del planeta para contemplar las estrellas. Y un destino indispensable que ver en Nueva Zelanda.

Durante todo el año se llevan a cabo distintas actividades relacionadas con los deportes de montaña. Aunque también hay excursiones que no requieren preparación física. Las más populares son a los glaciales Bonney, Murchison o Darwin.

Además, a 15 kilómetros de la cima encontramos Mount Cook Village. Un pintoresco pueblo de 250 habitantes que ofrece una amplia variedad de alojamiento a los visitantes. Desde campings para tiendas de campaña a los más lujosos hoteles. Así como todos los servicios básicos que necesites.

 

Wanaka

El lago Wanaka se asienta en la región de Otago, al sur de Nueva Zelanda. Posee una extensión de casi 200 kilómetros cuadrados y una profundidad máxima de 300 metros. Su origen es muy antiguo y se remonta a hace más de 10.000 años. Época en que los glaciales se erosionaron proporcionándole su característica forma de “U”.

Pero este lago es famoso porque justo en medio se encuentra el Árbol de Wanaka. Que es sagrado para el pueblo maorí y se ha convertido en todo un emblema de Nueva Zelanda. Sus raíces se hunden en el mismo lecho del lago. Y según el nivel del agua, sus ramas aparecen y desaparecen, dándole un aspecto aún más misterioso.

El Árbol Solitario de Wanaka pertenece a una variedad de sauces que suelen proliferar en las riberas de los ríos. Y debido a la masiva llegada de turistas, en los últimos años se está deteriorando rápidamente. Hoy en día se puede visitar sin problemas, pero está totalmente prohibido acercarse o subirse a alguna de sus ramas.

 

4.2-qué ver en nueva zelanda

 

Auckland

Aunque no es la capital, Auckland es unas de las principales ciudades que ver en Nueva Zelanda. Aquí vive la tercera parte de la población, que se caracteriza por su multiculturalidad. Además, es un núcleo urbano muy activo que ofrece numerosas oportunidades para trabajar.

También dispone de excelentes centros educativos y buenas temperaturas durante casi todo el año. Combinación que la convierte en un destino habitual para estudiantes extranjeros de todo el mundo.

La urbe tiene un estilo moderno. Ya que la creación de Nueva Zelanda es muy reciente y no existe nada parecido a un casco antiguo. La calle principal es Queen Street, que siempre nos brinda un ambiente muy animado. Y el edificio más representativo es la Sky Tower, que con 328 metros forma ya parte de la silueta de Auckland.

Otro lugar muy interesante es el puerto y su paseo marítimo, que poseen una localización muy céntrica. Aunque si te gusta andar, nada mejor que Auckland Domain, el parque más grande de la ciudad. Y, por supuesto, tienes que subir al Monte Edén, un volcán de casi 200 metros que es espectacular.

 

Waitomo

Las Cuevas de Waitomo es de esas cosas que ver en Nueva Zelanda sí o sí. Están situadas en la región del mismo nombre, en la isla norte. Y son mundialmente conocidas por las extrañas criaturas que viven en su interior: los glowworms o gusanos luminosos.

Esta especie de luciérnaga emite un intenso haz de luz que ilumina el techo de las cuevas, simulando un cielo de estrellas. Un espectáculo único que atrae miles de turistas cada año. Podemos recorrer las cuevas a pie en visitas organizadas, que duran unos 45 minutos. Aunque también tenemos la opción de vivir la experiencia en barco a través de un río subterráneo.

Además de Waitomo, en la zona tenemos la cueva Ruakuri y la cueva Aranui, que son menos conocidas. La primera se caracteriza por la presencia de una tumba maorí y sus estalactitas. Mientras que la segunda destaca por sus impresionantes formaciones de caliza y paredes creadas con conchas fosilizadas. Un auténtico paraíso para los amantes de la espeleología.

4.3-qué ver en nueva zelanda

 

Hobbiton

En 1998 Peter Jackson estaba buscando ubicaciones para rodar la primera parte de El Señor de los Anillos. Y eligió Nueva Zelanda por sus increíbles paisajes y extensiones de tierras vírgenes. Como curiosidad, la escena del Paso de Caradhras tuvo lugar en el Monte Cook. Y Mordor está representado por el Monte Ruapeh, dentro del Parque Nacional de Tongariro.

Pero el sitio más llamativo de la película es sin duda Hobbiton, el pueblo donde Frodo, Bilbo y el resto de Hobbits vivían apaciblemente. El director eligió la granja de Alexander. Y un año después comenzaron a plantar árboles, cavar las casas y edificar la taberna y el puente.

Aunque fueron retirados, en 2009 el set se reconstruyó por completo con materiales permanentes. El proceso duró dos años, pero mereció la pena. Ya que en la actualidad podemos disfrutar in situ de uno de los sets de rodaje más emblemáticos de la historia del cine.

Hobbiton se encuentra a menos de una hora de coche de Hamilton y a unas dos horas de Auckland. Y está perfectamente comunicado, por lo que llegarás sin problemas. Eso sí, el tour está muy demandado. Te recomendamos que reserves las entradas con suficiente antelación, sobre todo en verano.

 

Roturua

Otro lugar indispensable que ver en Nueva Zelanda es la ciudad de Roturua, ubicada en la isla norte. Es famosa porque se encuentra en una de las zonas con mayor actividad geotérmica de todo el mundo. Alucinarás con sus parques geotermales, geiseres y aguas humeantes, que transforman el paisaje hasta volverlo irreal.

Entre los principales puntos de interés tenemos el Lago Rotorua, que es el segundo más grande del país. Perfecto para darte un chapuzón, practicar deportes náuticos o simplemente pasear por su orilla. Y para relajarte, nada mejor que el Polynesian Spa. Un balneario natural de aguas termales que son muy beneficiosas para la salud.

Roturua también se caracteriza por tener el mayor porcentaje de población maorí de Nueva Zelanda. Si quieres descubrir su cultura, la visita al Museo de Arte e Historia es obligada. También deberías dejarte caer por Ohinemutu Village, un auténtico barrio maorí donde vive la tribu Ngāti Whakaue.

No te olvides de Whakarewarewa Thermal Village. Es la localidad donde se encuentra Pohutu, un enorme geiser que escupe agua a más de 30 metros de altura. Y que se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas del país.

4.4-qué ver en nueva zelanda

 

Consejos para viajar a Nueva Zelanda

Ten en cuenta que Nueva Zelanda está situada en el hemisferio sur. Por tanto, en estas islas el verano llega cuando en Europa estamos en pleno invierno. Si solo vas por turismo te bastará con el pasaporte. Aunque si quieres estudiar o trabajar necesitarás una visa.

La más popular de todas es la Working Holiday Visa Nueva Zelanda. Aunque te advertimos que solo hay 200 plazas disponibles cada año y está muy solicitada. Como requisitos, hay que tener una edad comprendida entre los 18 y 30 años, nacionalidad española y al menos 4.200 dólares neozelandeses. Que al cambio son unos 3.500 euros.

Su duración inicial es de un año, aunque podemos ampliarla si hemos trabajado al menos 3 meses. Nuestro consejo es que entres en la web de inmigración del gobierno neozelandés, te registres y cuando llegue el primer día de plazo estés todo el tiempo conectado. El año pasado, las 200 plazas se agotaron en 15 minutos. Así que no puedes descuidarte.

 

¿Necesito un seguro?

Nueva Zelanda es bastante segura y resulta muy complicado que te roben o tengas un episodio desagradable con sus habitantes. Sin embargo, se trata de un país repleto de zonas salvajes, con una geografía salpicada de volcanes en activo y donde son habituales los terremotos.

Por su parte, la sanidad es de gran calidad, pero todos los tratamientos y fármacos te saldrán bastante caros. Por ello, es indispensable contratar un seguro de viaje, ya que tendrás las espaldas cubiertas ante cualquier eventualidad que surja. Y podrás solucionarla sin tener que hacer frente a gastos imprevistos.

La mejor opción son los seguros de viaje Work & Holiday de Travelfine. Ofrecen una excelente cobertura internacional, con variadas tarifas flexibles que se adaptan por completo a tus necesidades.

Además de los gastos médicos, incluyen seguro de responsabilidad civil privada, posibles daños al equipaje o la prolongación de la estancia. Y también tienen un precio sin competencia, ya que el plan WHV Plus está disponible desde 24 euros al mes.